Un espacio que no se pierde con los años

“Siéntese a tomar un té con nosotras” fueron las primeras palabras que pronunciaron las presentes que, horas antes, iniciaron una nueva reunión que sigue vigente a través de los años. Fueron más de tres horas donde los recuerdos y risas prevalecieron como los únicos sonidos en la sala. Ningún celular (ni siquiera en modo vibración) interrumpió el clima que desde un primer momento se planteó.

“En el primer mármol de Kehilá a la izquierda aparece el nombre de mi padre” arrancó la primera oradora mientras sus compañeras la escuchaban atentamente. La precisión de los datos y la memoria intacta son algunas de las características de las “chicas” que todos los miércoles se reúnen a compartir la merienda y diversas anécdotas que vivieron.
El lema del Grupo Shalom, que se mantiene desde hace más de tres décadas, es bien claro “Venir y pasarla bien” Un lugar en donde el diálogo se impone por sobre la tecnología y donde la vida se disfruta rememorando diversos momentos de sus vidas.


Desarrollado por: CGE | estudio creativo