Viernes 19 de febrero 2016

Shabat Tetzavé

Base para Torá desde el Seminario 01

“Y ordenarás a los hijos de Israel…”

 

Resulta interesante que luego de la secuencia de parshiot con órdenes: Itró (Decálogo), Mishpatim (leyes sociales) y Trumá (leyes sobre la construcción del Mishkan) esta parashá comience de esta forma.

El mandamiento de apertura de esta porción semanal versa sobre el aceite que todos debían aportar para la luminaria eterna, “ner tamid”, que desde ese momento en el Tabernáculo, se encuentra como señal en toda sinagoga.

Creo que es una postura fundamentalista afirmar que toda la Torá tiene lógica. Muchos de sus ricos textos nos dejan atónitos y algunos de ellos, deseando que no sea el Texto fundamental de nuestro pueblo. No creo que este sea el caso.

Dios entrega sus Diez Sentencias al pueblo en un escenario de luces y sonido digno de lo mejor de Hollywood. Luego detalla las leyes complementarias para poder vivir en sociedad para abrir paso a la construcción de una Residencia Divina en el medio del campamento que testifique Su presencia sirviendo como testimonio permanente (aunque móvil) de Su gloria y conexión con el pueblo.

Esta secuencia, lógica por lo menos para mi, sigue su curso. Ordena que cada uno contribuya para mantener esa luz eterna y abre paso al detalle sobre las vestimentas de los cohanim, los flamantes sacerdotes de Israel.

Una de esas vestimentas es el pectoral incrustado con piedras preciosas representando las Tribus de Israel que llevaba Aarón, el sumo sacerdote, sobre su pecho, cerca del corazón como recordatorio perpetuo ante el Eterno.

Durante estas parshiot, la Torá relata el comienzo de un relacionamiento entre Dios y Su pueblo. Las bases están establecidas, el terreno preparado, las herramientas disponibles y el pueblo preparado.

Aportar aceite para el ner tamid es la conexión material mínima para estar presentes en el pectoral del Sumo Sarcerdote siendo recordatorio perpetuo para Dios. De perpetuidad a perpetuidad, existe solamente si cada uno entrega un poco de sí, construyendo juntos algo que no pueda apagarse.

Quiera Dios y nosotros, que podamos seguir iluminando y siendo iluminados por las cientos de miles de nerot tamid en nuestro mundo que permiten, con su llama, mantener la perpetuidad de esta sagrada relación.

 

Shabat shalom desde Ierushalaim!

 Leandro Tomchinsky Galanternik.



  • Inicio

  • Tu Kehila

  • Historia de Kehila de Tucumán
  • Comisión directiva
  • Estatuto
  • Profesionales Kehila


  • Culto

  • Nuestro rabino
  • Seminarista
  • Jazanim
  • Ani Maamin
  • Jaguim
  • Sefer Tora
  • Templo Shalom
  • Parashat HaShavua
  • Cementerio
  • Servicios Religiosos
  • Educación

  • Colegio integral
  • Consejo Escolar
  • Espacio egresados
  • Diccionario hebro-español

  • En comunidad

  • Curso Bar-Bat Mitzva
  • Grupo Shalom
  • Grupo Juventud
  • Bikurim
  • Ciclo Cine Israelí
  • Grupo Mujeres
  • Fútbol Maccabi
  • Copa de la Paz
  • La Cocina
  • Ken Metzada
  • Escuela de Madrijima
  • Telas y acrobacias
  • La foto del mes

  • Agenda y servicios

  • Judaísmo masorti

  • Contacto
  • Desarrollado por: CGE | estudio creativo