Viernes 1 de julio 2016

Shabat Shlaj

13495079_10154182707042752_1053104979719727761_n

Robert Dilts, uno de los grandes investigadores de la PNL (Programación Neurolingüística), asevera que las creencias son una fuerza muy poderosa en nuestra conducta. Está empíricamente comprobado que, si alguien cree que puede hacer algo, lo hará. Y si cree que es imposible hacerlo, nada en el mundo lo convencerá de lo contrario. Todos tenemos creencias que nos sirven como recursos y otras que nos condicionan y limitan. Al decir de Stephen Covey, “El modo en que vemos las cosas es la fuente del modo en que pensamos”.

Un capítulo revelador de la Torá acerca de las consecuencias cruciales del sistema de creencias, es el conocido episodio de los espías (Números cap. 13).

Los hijos de Israel se encontraban en el desierto, avanzando lentamente hacia la tierra de Canaán, la tierra prometida. En medio de la incertidumbre y los temores de cara al futuro, y bajo las órdenes de Moisés, se envía una misión de reconocimiento, compuesta de doce conspicuos representantes de las distintas tribus.

Ellos debían recorrer el país, observar las características y atributos de la tierra y del pueblo que la habitaba.

Finalmente, al cabo de cuarenta días, estos jefes de tribus retornan al campamento hebreo, cargando varas con racimos de frutos, que reflejaban las bondades de la tierra. Sin embargo, la mayoría de la delegación se manifestó adversamente sobre las posibilidades de una eventual conquista.

En sus palabras, dicha tierra estaba habitada por “gigantes”, y “aparecimos ante nuestros ojos como langostas, y así éramos ante los ojos de ellos”.

Este informe provocó, como era de esperar, un tremendo desaliento en el seno del pueblo, y cundió el desánimo y el derrotismo entre sus filas.

El punto más crítico fue cuando se llegó a poner en duda el plan, la visión, y la posibilidad de cumplir con la misión que tenían como meta. Contrastando con este parecer generalizado, dos exploradores en minoría, aun reconociendo las dificultades de la empresa, instaron al pueblo a no desfallecer, y continuar con la marcha ascendiente.

Este episodio ocurrido hace miles de años, ilustra dramáticamente el poder de la fe, los ideales y el convencimiento interior.

La actitud de vacilación y paralizante negativismo por parte de los exploradores y el pueblo, no eran sino un síntoma de una mentalidad moldeada por siglos de esclavitud y opresión en el Egipto de los faraones.

¿Es de asombrar acaso esta reacción temblorosa y lo que un comentarista bíblico llamó “complejo de langosta”, frente a la percibida magnitud del desafío que tenían por delante?

Creo que es altamente simbólico que esta parashá concluye con el mandamiento de tzitzit, de hacer franjas sobre el borde de las ropas, y de poner sobre las franjas un hilo cárdeno (Núm. 15:37-41). La base de este precepto es justamente fortalecer nuestras creencias positivas y sentido de misión, recalcando una y otra vez la importancia de observar, recordar y cumplir.

 

Rabbi Daniel Kripper

 Beth Israel Aruba



  • Inicio

  • Tu Kehila

  • Historia de Kehila de Tucumán
  • Comisión directiva
  • Estatuto
  • Profesionales Kehila


  • Culto

  • Nuestro rabino
  • Seminarista
  • Jazanim
  • Ani Maamin
  • Jaguim
  • Sefer Tora
  • Templo Shalom
  • Parashat HaShavua
  • Cementerio
  • Servicios Religiosos
  • Educación

  • Colegio integral
  • Consejo Escolar
  • Espacio egresados
  • Diccionario hebro-español

  • En comunidad

  • Curso Bar-Bat Mitzva
  • Grupo Shalom
  • Grupo Juventud
  • Bikurim
  • Ciclo Cine Israelí
  • Grupo Mujeres
  • Fútbol Maccabi
  • Copa de la Paz
  • La Cocina
  • Ken Metzada
  • Escuela de Madrijima
  • Telas y acrobacias
  • La foto del mes

  • Agenda y servicios

  • Judaísmo masorti

  • Contacto
  • Desarrollado por: CGE | estudio creativo