Viernes 25 de noviembre 2016

Shabat Jaiei Sara

15241155_10154616201347752_4789010449089162038_n

Una vida ejemplar

Jaiei Sará, nuestra parashá, comienza narrándonos acerca del fallecimiento de Sará, mujer de Abraham. Él se ocupa de enterrarla, pero no en cualquier lugar sino en un lugar diferenciado, propio. Éste es el origen del cementerio judío, y de la necesidad de siempre ser enterrados al morir.

La semana anterior, Abraham, casi sacrifica a su hijo, y expulsa a su otro hijo, Ismael.

Titulé este comentario  “Una vida ejemplar”, no porque las actitudes de Abraham hayan sido todas ejemplares, en el sentido de correctas o éticas, ya que muchas no lo fueron. Sino porque entiendo que para la tradición judía, una vida ejemplar es la que se vive con plenitud. En el Shemá, Deuteronomio, Devarim, Cap. 6 Vers. 4 dice: “Ama a tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser y con todas tus fuerzas”. Yo entiendo que amar a Dios es amar la vida, por eso debemos hacerlo con todo nuestro corazón, con todo nuestro ser y con todas nuestras fuerzas.

Abraham comete errores. Muy grandes algunos. Muchas actitudes discutibles. ¿Quién no? Para muchos esto disminuye su grandeza. Lo empequeñece. Yo creo lo inverso. Sólo aquél de andar y desandar muchos caminos puede liderar, fundar un pueblo y ser padre de muchos otros.

Abraham nunca se detiene. Su vida son acciones constantes. Desde que D’S le ordenó que se fuera a una tierra nueva, no deja de moverse y de hacer. 

Después de enterrar a su esposa, Sara, inmediatamente busca una esposa para su hijo, y una vez que la halla, Rivka, encuentra para él una nueva compañera para su vejez, Ketura.

Nunca se da por vencido, ni aún vencido, como dice el poeta. Su único límite es la muerte. Nuestro único límite es nuestro final, la muerte.

Abraham no queda enganchado, atrapado en su pasado, complejo y frondoso, sino que siempre mira para adelante. Quien mira para atrás, muere petrificado como la esposa de Lot, de quien ni el nombre sabemos, sólo que se convirtió en una estatua de sal.

Es ejemplar Abraham, porque debemos seguir sus huellas. Debemos vivir con plenitud, proyección, y esperanza. Abraham pasa a la historia como Abraham Avinu, nuestro padre.

Aprendamos de él.

¡Shabat Shalom!

 

Rab. Dr. Fabián Zaidemberg

Prosfesor en el Instituto Heschel.



  • Inicio

  • Tu Kehila

  • Historia de Kehila de Tucumán
  • Comisión directiva
  • Estatuto
  • Profesionales Kehila


  • Culto

  • Nuestro rabino
  • Seminarista
  • Jazanim
  • Ani Maamin
  • Jaguim
  • Sefer Tora
  • Templo Shalom
  • Parashat HaShavua
  • Cementerio
  • Servicios Religiosos
  • Educación

  • Colegio integral
  • Consejo Escolar
  • Espacio egresados
  • Diccionario hebro-español

  • En comunidad

  • Curso Bar-Bat Mitzva
  • Grupo Shalom
  • Grupo Juventud
  • Bikurim
  • Ciclo Cine Israelí
  • Grupo Mujeres
  • Fútbol Maccabi
  • Copa de la Paz
  • La Cocina
  • Ken Metzada
  • Escuela de Madrijima
  • Telas y acrobacias
  • La foto del mes

  • Agenda y servicios

  • Judaísmo masorti

  • Contacto
  • Desarrollado por: CGE | estudio creativo