Viernes 12 de junio 2015

Parashat Shlaj

5227fe47217d0.image

Nos encontramos en la parashá de esta semana con el relato de los merraglim o espías que durante la travesía de los hijos de Israel en el desierto, fueron a la tierra de Cnaan para explorarla y traer su testimonio de ella. El texto comienza directamente con las palabras de D´s a Moshé dando la orden de enviar a un representante de cada tribu del pueblo de Israel con esta misión. La orden no va más allá de estas palabras y es Moshé quien explicitará a los hombres designados los detalles a observar: cómo es el pueblo que se asienta en ella (¿fuerte o débil?, ¿numeroso o escaso?); cómo son sus ciudades (¿amuralladas o conformadas por tiendas?); cómo es su tierra (¿fértil o árida?). También les pide que traigan frutos de la tierra, siendo en esos días la cosecha de la vid.

 Los merraglim siguieron la orden de Moshé y, luego de cuarenta días, regresaron de su recorrido. En el desierto de Parán, mostraron a todo el pueblo un enorme racimo de uvas que confirmaba, a simple vista, la fertilidad de la tierra: “Hemos ido a la tierra a la que fuimos enviados y también es tierra que mana leche y miel…” (Bemidbar 13: 27). Y hasta ese punto, el relato nos ofrece una visión positiva: el territorio explorado representaba lo prometido, las expectativas que había sobre esta tierra parecían cumplirse. No obstante, se produce un giro en la narración y la esperanza se trunca. Ese giro está representado por la palabra “efes” que emplean los merraglim para introducir las características de los habitantes y las ciudades que allí se alzan. “Efes”, que en este contexto significa “pero, sin embargo”, se traduce literalmente como “cero” y conlleva una connotación negativa.

 Es entonces cuando los espías cuentan que era fuerte el pueblo que residía en la tierra y de enorme estatura, y sus ciudades fortificadas. Uno de los merraglim se apartó de ese relato e intentó acallar al pueblo, que, si bien aún no se menciona explícitamente en la Torá, ya estaba entrando en pánico. Fue Caleb quien no negó lo antedicho, solo que apostó a dar un voto de confianza y tranquilidad a la gente congregada, diciendo que podrían subir, heredar y conquistar la tierra “ki iajol nujal”, “…porque poder podremos” (Bemidbar 13:31).

 Inmediatamente, los demás lo contradijeron afirmando exactamente lo opuesto y agregando que el pueblo que habitaba en Cnaan era más fuerte que el pueblo de Israel. Estas palabras se intensificaron con la difamación que hicieron correr acerca de la tierra explorada. El pueblo se plegó al relato de la mayoría, a la noticia amarillista, a lo trágico, y su reacción fue acorde: levantar su voz y ponerse a llorar. Nuevamente, Moshé y Aharón se vieron increpados por los hijos de Israel que fácilmente olvidaron la lista de casos imposibles que pudieron enfrentar y afrontar gracias a la ayuda de D´s.

 Ya todo estaba dicho desde un principio: Shlaj lejá, le dice D´s a Moshé. Enviá (para vos, lejá) a representantes de cada tribu a explorar y contar cómo es la tierra a la que se dirigían. Si bien figura como orden de D´s, el agregado de lejá le da un matiz distinto. No es D´s el que considera necesario verificar que podrían habitar en la tierra de Cnaan sino que habilita a Moshé esta misión, para él mismo como líder y para su pueblo. Pero sin fe, toda perspectiva del territorio explorado, sería contraproducente. Al fin de cuentas, el resultado que hubiera sido claramente negativo habría sido el de una tierra estéril y desolada; no obstante, siendo todo lo contrario tampoco satisfizo al pueblo.Este Shlaj lejá es comparado con aquel Lej lejá que D´s le dijera a nuestro primer patriarca Abraham. En este segundo caso, el precio para Abraham era mucho más alto: “Vete de tu tierra, del lugar en donde naciste, de la tierra de tu padre, a la tierra que Yo te mostraré” (Bereshit 12:1). No figura en forma explícita ningún motivo por el cual Abraham necesitara emprender el camino desde el lugar que consideraba propio a uno que conocería en el transcurso de la marcha. Sin embargo, D´s le dijo Lej lejá, y Abraham partió y tuvo fe en Sus palabras y en la nación que le había sido prometida. El pueblo de Israel tenía pruebas sobradas para sentir confianza en lo que le depararía su futuro a pesar de todas las dificultades que de seguro tendría que afrontar en la conquista de una tierra que sería propia. Toda una vida de esclavos había minado la fe de esta generación en sí misma, no acostumbrada a realizar acciones por iniciativa propia, ni a apropiarse de las metas como pueblo. El Shlaj lejá bien podía haberse expresado como un shlaj lahem (envía para ellos)…

 Esa generación dio claras muestras de no poder enfrentar la conquista de la tierra de Cnaan y la conformación de una nueva nación, y por eso la condena ante esta rebelión fue el destinarla a caminar 40 años por el desierto. Al final de esta parashá, se indica de qué modo incentivar la fe de las nuevas generaciones; una fe que les recordara a través del tiempo las acciones de D´s hacia el pueblo de Israel y la importancia de seguir Sus leyes para que una ética en común nos uniera a lo largo de la historia.

 Las tzitziot que D´s encomienda al pueblo hacer en los bordes de las ropas y que hoy en día vemos al cubrirnos el talit, nos recuerdan no dejarnos llevar por nuestros impulsos y por nuestros miedos. Las tzitziot representan las las leyes de la Torá, que nos alejan de las inclinaciones personales para pensar en los otros y ser personas de bien. Las tzitziot nos remiten a tiempos pasados, y amplían nuestra mirada para encarar con confianza nuestras metas futuras.

 

SHABAT SHALOM UMEVORAJ

 

Deborah Rosenberg

Estudiante del Instituto de formación rabínica Abraham J. Heschel.



  • Inicio

  • Tu Kehila

  • Historia de Kehila de Tucumán
  • Comisión directiva
  • Estatuto
  • Profesionales Kehila


  • Culto

  • Nuestro rabino
  • Seminarista
  • Jazanim
  • Ani Maamin
  • Jaguim
  • Sefer Tora
  • Templo Shalom
  • Parashat HaShavua
  • Cementerio
  • Servicios Religiosos
  • Educación

  • Colegio integral
  • Consejo Escolar
  • Espacio egresados
  • Diccionario hebro-español

  • En comunidad

  • Curso Bar-Bat Mitzva
  • Grupo Shalom
  • Grupo Juventud
  • Bikurim
  • Ciclo Cine Israelí
  • Grupo Mujeres
  • Fútbol Maccabi
  • Copa de la Paz
  • La Cocina
  • Ken Metzada
  • Escuela de Madrijima
  • Telas y acrobacias
  • La foto del mes

  • Agenda y servicios

  • Judaísmo masorti

  • Contacto
  • Desarrollado por: CGE | estudio creativo